5 tips sobre liderazgo de equipos

Definitivamente nunca es suficiente leer sobre temas de liderazgo para hacerse un buen líder, es necesario complementarlo con el aprendizaje que se obtiene luego de la retrospectiva interna sobre los errores cometidos para poder llegar a ser el líder que deseamos ser.

Existen innumerables libros que tocan el tema del liderazgo efectivo, en éste artículo, sólo pretendo transmitir lo que he aprendido en base a mi experiencia.

Recuerdo que hace algunos años, soñaba en convertirme en líder al estilo del capitán de Star Trek (Picard o Kirk, no importa el estilo) en el que el líder da las instrucciones de a dónde se dirige la nave, de vez en cuando consultaba con especialistas de su equipo sobre un tema determinado para obtener información, pero la decisión y responsabilidad final recaía siempre sobre él.

Para mí era muy atractivo imaginarme tener un estilo de liderazgo como el mencionado, porque tomabas las decisiones siempre correctas (lo que ocurría sólo en la televisión) contando siempre con el respeto y obediencia absoluta de la tripulación.

Este tipo de liderazgo, en lo personal, sólo me funcionó cuando contaba con un equipo conformado principalmente por ejecutores, juniors por lo general, cuyo objetivo del proyecto era simplemente ganar experiencia y en la que yo me encontraba en total dominio de la materia del alcance que me correspondía en el proyecto.

Luego de un tiempo, me asignaron un proyecto en el que contaba con un equipo que no eran juniors, ya tenían experiencia, pero como venía con el paradigma “Star Trek”, los traté como ejecutores y ahí comenzaron los problemas.

Este equipo al que me refiero, estuvo muy incómodo durante el proyecto porque sentían que ejercía mucho control sobre él, prácticamente no les pedía opinión sólo les pedía resultados y obediencia. En un momento dado comenzaron a reclamar lo “mal” que manejaba las cosas, que no confiaba en ellos y en un punto empezaron a comunicar todos sus problemas directamente a mi jefe (sin hablarlo conmigo primero). Para rematar, al yo enterarme les pregunté por qué lo hacían y les pedí que no lo hicieran más, en otras palabras, les imploré respeto y confianza. Obviamente, obtuve el resultado contrario.

Después de esta experiencia, leí más sobre liderazgo y reflexioné sobre mis acciones. Armado con nueva información y con la disposición de poner en práctica lo aprendido, hice cambios en cuanto a la dinámica de equipo y lo probé en un nuevo proyecto, con otro equipo (el anterior quedó totalmente desintegrado). Finalmente obtuve buenos resultados, al punto de que (debido a otros temas personales) tuve que ausentarme por un mes y el equipo pudo avanzar con responsabilidades y objetivos claros con poco apoyo de gestión hasta el fin del proyecto.

Es por eso que quiero transmitir todo lo que aprendí durante ese período de tiempo, te lo resumo en los siguientes puntos:

  1. Deja bien claro cuál será la dinámica de trabajo. Esto es independiente del nivel de seniority del equipo. Bien sea que deban pedirte autorización para dar un paso o que vayan a contar mayor libertad para tomar decisiones, comunícalo desde la primera reunión.
  2. Conoce las expectativas que tiene tu equipo sobre tu estilo de liderazgo. No siempre está claro lo que tu equipo espera de ti como líder, tal vez, tu equipo espera que impongas disciplina cuando sea necesario, o que los defiendas ante las presiones externas, o sólo que los guíes sin decirle con exactitud lo que tienen qué hacer. Usa el método que consideres conveniente, o bien podrías preguntárselos directamente, pero ten claridad de lo que tu equipo espera de ti como líder.
  3. Da feedback frecuentemente. Recuerdo que antes me limitaba a dar feedback a los integrantes de mi equipo, sólo cuando la empresa lo exigía (2 veces al año). Decidí hacerlo de forma sistemática con cada miembro directo de mi equipo (uno a uno, en sesiones privadas) de forma mensual, llevaba un registro de lo conversado y los compromisos de ambas partes con cada uno de ellos para hacer seguimiento. También semanalmente daba retroalimentación positiva y correctiva (si hacía falta) a todo el equipo en forma grupal, semanalmente. La frecuencia queda a tu criterio, pero estas conversaciones de retroalimentación valen oro puro para construir confianza y cohesión en el equipo.
  4. Cumple lo que prometes. En el pasado, cometí el error de prometer cosas para obtener resultados, pero aprendí que sólo debo hacer promesas que realmente esté dispuesto a cumplir. El equipo (y cualquier persona) va a valorarte más cuando cumplas lo que has prometido y ganarás además credibilidad ante la gente.
  5. Almuerza con tu equipo. Hubo un tiempo en donde no salía a almorzar con mi equipo para evitar que me vieran como su “amigo” en vez de su líder, pero aprendí que es saludable hacerlo con frecuencia, porque el mismo equipo sabrá que eres un ser humano con defectos y virtudes y sólo cumples un rol de trabajo. Y cuando ocurran momentos de roces entre tú y algunos miembros del equipo, al salir a almorzar y compartir sobre otros temas que no sea de trabajo, no se tomarán a personal cualquiera que haya sido el problema y eso enriquecerá la relación.

Últimamente, se habla mucho en proyectos ágiles que no hay líderes, ya la responsabilidad de la calidad y desarrollo de un proyecto dejó de ser de un Jefe de Proyecto, ahora es del equipo. Por lo tanto, cada vez más, nuestras actividades como líderes están centradas en el escucha, acompañamiento y apoyo para ayudar a brindar herramientas a los miembros de equipo para que ellos saquen adelante las cosas con proactividad y autonomía. Para estos tipos de equipo, con mayor seniority, eso del líder tipo capitán del USS Enterprise quedó para la ficción.

Sobre el autor

Frank Luzón
Creador y director de Jaibasoft.com. Ingeniero de Sistemas graduado en Universidad Metropolitana de Caracas, Venezuela. Certificado en varias tecnologías Microsoft, en los últimos años enfocado a la calidad del software. Certificado ISTQB Tester Foundation Level y SCRUM Manager. Erradicado en Chile desde 2014. Actualmente trabaja como Especialista SQA para TSOFT Chile. Esposo, papá y amante del cine y de la música hasta la muerte.

¡Comenta! sobre "5 tips sobre liderazgo de equipos"

Déjanos tu comentario

Tu correo no será publicado.


*